Primera Declaración

del Consejo Indígena y Popular de Guerrero-Emiliano Zapata (CIPOG-EZ)

“Caminando de nuevo para encontrarnos como pueblos”

Hoy a 95 años del asesinato y traición del mal gobierno a nuestro general Emiliano Zapata, en México, la “modernidad” es volver a la época porfirista, por todos los rincones de nuestro país se da la destrucción del campo mexicano y el despoblamiento por la expulsión de millones de mexicanos hacia Estados Unidos. Y la reconstrucción de las viejas haciendas porfiristas.

Con la reforma al artículo 27 constitucional, la expedición de la Ley Agraria y la instrumentación del programa PROCEDE, las tierras ejidales o comunales se incorporaron al mercado de tierras. Carlos Salinas de Gortari, permitió al gran capital conquistar, como en los tiempos de la colonia y del porfirismo, las tierras ejidales y comunales.

La política ambiental de los gobiernos neoliberales, tanto el federal como los estatales y municipales, es de destrucción de la naturaleza… o de arrebatarla a sus legítimos guardianes para entregarla a la voracidad de las grandes empresas.

¿Quiénes somos?

Los pueblos Na Savi, Me´pháá, Nahua y Ñamnkué de Guerrero que desde 1992 comenzamos a luchar por nuestro derecho a la autonomía y libre determinación, constituimos el Consejo Guerrerense 500 años de Resistencia que creció con el surgimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y se articuló con el Congreso Nacional Indígena, la casa de todos los pueblos indios de México, luchamos para que los Derechos y la Cultura indígena fueran reconocidos en la constitución.

En la Costa Montaña de Guerrero nuestras comunidades llevaron a la práctica nuevas formas de gobierno comunitario, constituyendo sus propias instituciones. Nació la Policía Comunitaria en 1995 y la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias en 1998. Estos modos de organización y de gobierno tampoco fueron inventados, vienen de cinco siglos de resistencia indígena y de nuestras experiencias como pueblos.

Así se demostró que en estas montañas, entre la miseria y la represión en la que nos han tenido sumidos, los pueblos somos capaces de recuperar la paz y la tranquilidad. Esta forma de gobierno comunitario le dio vida a la Asamblea Regional de Autoridades Comunitarias y el horizonte de construir un Territorio Comunitario.

¿Dónde estamos?

Después de 20 años de esfuerzos queda claro que faltó tener una definición en nuestra relación con los gobiernos para no permitir la subordinación a cambio de dinero. Para no dejar que se infiltraran agentes gubernamentales con intereses ajenos a nuestros pueblos a querer tomar el control de nuestras instituciones.

Con dinero, proyectos, puestos en el gobierno y promesas, los malos gobiernos acabaron con el Consejo Guerrerense 500 años de resistencia. Muchos dirigentes se vendieron y terminaron alejados del pueblo. Ahora con dinero pretenden destruir el Sistema Comunitario de Seguridad y Justicia (CRAC-PC), aprovechando los intereses de grupos oportunistas.

Por dinero grupos de policías y comisarios se han alejado del espíritu de servicio al pueblo, donde los mismos pueblos reconocen la entrega y el sacrificio por el riesgo que corren los Policías Comunitarios, porque no cualquiera se enfrenta a delincuentes sin ningún pago a cambio.

El Sistema Comunitario de Seguridad y Justicia se levantó con autoridades elegidas y respetadas por las comunidades, y eso es lo que se llama legitimidad y es lo que no tienen las autoridades del gobierno, ni quienes acusaron a autoridades y líderes de los pueblos fundadores de la CRAC-PC de ser paramilitares. Ellos rompieron con el Gobierno Comunitario y ahora reciben dinero del gobierno del estado y se coordinan con el ejército mexicano.

Si nos quedamos mirando, no vamos a ir más allá y de por sí van a acabar con esta propuesta de gobierno comunitario. Necesitamos pensar nuestro proyecto como pueblos todo el tiempo. No cometer los mismos errores que hemos cometido.

¿Cómo vemos a México y al mundo?

Hace ya más de doce años que todos los partidos políticos se pusieron de acuerdo para no reconocer los derechos y culturas indígenas. Durante cinco años luchamos de la mano con organizaciones y pueblos indios de todo el país para que se reconocieran los Acuerdos de San Andrés pero el Estado mexicano se negó a saldar esa deuda histórica de reconocer a los pueblos indios como sujetos de derecho. Nos queda claro que la clase política nunca va a cumplir, que no se puede creer en ellos. Sólo nos han querido comprar con migajas. Saquen ustedes su propia experiencia.

Los señores del dinero quieren acabar con los campesinos y con los pueblos indios. Las bases económicas del campo mexicano están destruidas. Los malos gobernantes no miran el bienestar del pueblo sino por el de los ricos. Las tierras de los pueblos indios están siendo robadas por empresas extranjeras. Ahora los políticos son empleados que venden todo y bien barato. La constitución ya no defiende los derechos del pueblo, ahora defiende la libertad de las empresas para enriquecerse, por eso se están apurando para sacar todas sus contrareformas.

Los partidos políticos electorales no defienden, al contrario se ponen al servicio del proyecto neoliberal, engañan haciendo que miremos a otro lado mientras venden todo lo que es nuestro. Esa política no sirve porque no toma en cuenta al pueblo. Por eso pensamos que necesitamos construir otra forma de hacer política y de organizarnos.

Nuestro Territorio Comunitario está amenazado con proyectos extractivos y de conservación, los ricos pretenden, como hace 500 años, robarse todas las riquezas de nuestras montañas sagradas, controlar nuestros bosques con Áreas Naturales Protegidas, privatizar nuestros núcleos agrarios, militarizar nuestro territorio, envenenarnos con alimentos industriales, contaminar nuestras semillas y hacer que dejemos de sembrar nuestros maíces criollos para volvernos cada vez más dependientes.

¿Qué queremos hacer?

El CIPOG-EZ es una organización política que nace para acompañar a nuestros pueblos, a nuestras asambleas. Con respeto a la autonomía de las comunidades, las organizaciones y las personas. Nuestro propósito es trabajar y formarnos para servir a nuestros pueblos, para defender nuestras comunidades y construir un futuro digno en nuestros territorios.

El CIPOG-EZ se propone trabajar con la gente sencilla y humilde pero honesta y digna. No para decirles qué van a hacer, sino para tomar en cuenta su palabra y pensar cómo podemos seguir caminando como pueblos. Construir una red organizativa que, tomando en cuenta la palabra de la gente, responda a preguntas para actuar con responsabilidad en la lucha de nuestros pueblos y para construir propuestas para resistir a la guerra de exterminio contra los pueblos originarios.

Queremos fortalecer nuestras formas de vida comunitaria, las relaciones de respeto y apoyo mutuo. No para gestionar proyectos de gobierno, para eso ya hay muchos, nosotros nos preguntamos y preguntamos: qué podemos construir con nuestras propias fuerzas, con la fuerza organizativa que levantan los pueblos cuando desde la palabra nace el acuerdo y crecen las propuestas y la organización.

El CIPOG-EZ busca ser una pequeña casa donde podamos escucharnos y hablar entre pueblos. No viene a prometer nada, viene a preguntar y a escuchar. No sigue el calendario electoral ni la gestión de proyectos del mal gobierno, no trabaja ni tiene tratos con partidos políticos.

Si camina con las comunidades y sus asambleas con los siguientes principios:

No hacer acuerdos arriba para imponer abajo.
Sí construir acuerdos para organizarnos desde abajo.

No negociar movimientos a espaldas de quienes los hacen.
Sí tomar en cuenta la opinión de todos los que participan.

No buscar regalitos, posiciones ni puestos públicos.
Sí ver más lejos que las ventanillas del gobierno.

El CIPOG-EZ camina abajo, con los pueblos indios y frente al sistema capitalista que nos despoja, explota, desprecia y reprime. Como pueblos originarios recuperamos los principios que nos heredaron las luchas de nuestros pueblos:

Mandar obedeciendo.
Proponer y no imponer.
Construir y no destruir.
Bajar y no subir.
Convencer y no vencer.
Representar y no suplantar.
Servir y no servirse.

¿Cómo lo vamos a hacer?

El CIPOG-EZ se propone crear centros de saberes para la formación política, técnica y cultural de promotores y promotoras, con la participación de niños, jóvenes, señores, señoras y abuelos que fomenten el pensamiento comunitario. Que seamos todos guardianes de nuestros pueblos. Que todos caminemos, que nadie se quede atrás. Buscamos ser facilitadores para la organización y el ejercicio del derecho colectivo.

Los Centros de Saberes son una propuesta educativa para resolver en colectivo y de manera autogestiva nuestras demandas y necesidades: seguridad y justicia, defensa del territorio, alimentación, producción y mercado interno, información, educación y salud comunitaria. Para rescatar nuestra cultura, nuestra memoria y la experiencia de nuestras comunidades.

Por lo que se viene, pensamos que el futuro del Territorio Comunitario y el futuro de los pueblos Ñu savii, Me´phaa, Nahua y Ñomdaá requiere, ahora como antes, de la fuerza organizativa de nuestras comunidades y de la autonomía de nuestras instituciones y organizaciones.

No nos interesan los pleitos de dirigencias, no buscamos dividir en las comunidades, buscamos acompañar, compartir información. Buscamos que los pueblos, familias y personas sean capaces de caminar con la justicia y reconstruir los tejidos sociales y comunitarios.

Reconocemos a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de los Pueblos Fundadores del Sistema Comunitario de Seguridad y Justicia que no se han vendido ni rendido frente a los oportunistas y la estrategia de contrainsurgencia implementada por el gobierno. Reconocemos a nuestra Asamblea Regional que es la máxima instancia de toma de decisiones. La respetamos y la acompañamos.

Es importante rescatar toda la memoria y los conocimientos que se han juntado en más de 20 años de luchas, porque todavía falta mucho por recorrer para construir un Territorio Comunitario capaz de resistir a la gran desgracia que se viene, que es la destrucción de nuestra patria y de nuestros pueblos.

¡Zapata vive y la lucha sigue!

Territorio Comunitario, Guerrero, 10 de abril de 2014

Anuncios

¡Nunca más un México sin nosotros!